Archivos para 3 marzo 2010

El robo y el karma

Antes que nada quiero empezar con dos frases:  “Las oportunidades en la vida sólo aparecen una vez” y “Todo lo malo que hagas se te devolverá”.

Más o menos por el mes de Enero, mi padre me dijo que un amigo suyo lo había llamado para decirle que pronto una empresa iba a rematar computadoras de segunda mano y que luego le iba a informar de las características de las mismas. Como mi padre sabe que yo sé de ordenadores y esas cosas, me contó y me dijo que iba a estar al tanto para ver si convenía o no. Luego de un tiempo ya me dijo que había la posibilidad de “obtener” un monitor LCD totalmente gratis y que sólo necesitaba de uno igual pero malogrado para hacer el cambio. A los pocos días me dio la dirección del lugar y me dijo que vaya temprano que a esa hora no habría mucho “escándalo”. Pero como no era buena idea aventurarse a eso, le dijo que era mejor ir, ver y luego llevar lo que sea necesario. Una vez sabido eso, y con ayuda de mi primo, fuimos a aquel lugar. Tuvimos que aparcar el carro unas cuadras más allá para no levantar sospechas, como todo buen ladrón hay que tratar de no dejar muchas evidencias u objetos que delaten una presencia “extraña”. Nos recibió en aquel lugar el amigo de mi padre, se trataba de un almacén enorme. Nos condujo al segundo piso el cual era un depósito de ordenadores, impresoras, monitores y demás accesorios y muebles de computadora. Armados de un atornillador y un alicate procedimos a desarmar dos computadoras de las tantas. Sacamos todo lo útil, placa (con procesador), disco duro, lectora y las memorias RAM. Una vez terminamos con esas dos, era hora de la cacería de RAMs. Por ser primer día sólo abrimos 3 o 4 ordenas más y salimos del lugar no sin antes ver el modelo de monitor que teníamos que traer para hacer el cambio. El “faenón” fue terminado en menos de 30 minutos y con el botín entre manos regresamos a casa no sin antes ser atrapados pero por el bello y hermoso tráfico de Lima. Al día siguiente fuimos en busca de un monitor malogrado, luego de tanto buscar dimos con un tipo que nos vendió uno y nuevamente de vuelta a la escena del crimen. Dicen que un ladrón siempre regresa a la escena del crimen, en esta ocasión se cumplió esa premisa. Con un monitor en manos, está vez dejamos el auto frente a la puerta del almacén, teníamos algo de “peso” que llevar ahora. Nuevamente de vuelta al “paraíso” de PCs (¿o debería decir cementerio?), esta vez estaba yo colgado como mono para bajar los monitores de lo alto del estante para luego probar si funcionaban (no iba a “comprar pan para vender pan”) no paré a pesar de ya haber encontrado uno en buenas condiciones, mientras tanto, mi primo ya estaba desmantelando el 2do ordenador. Una vez terminamos eso, fuimos a buscar más RAM, habremos revisado por lo menos unas 50 PCs, algunas ya no tenían, al parecer no eramos los primeros en aquel lugar o ya venían así de donde las trajeron. Terminamos con eso y al bajar nos esperaba una bonita silla giratoria acolchada la cual metimos al auto junto con el resto del botín y de regreso a casa. En el camino me puse a contar las RAMs que sacamos, eran 24 memorias todas para Pentium IV, es decir, DDR que es justo lo que utiliza la placa que tengo y la que “obtuve”. Nos quedamos con las necesarias y vendimos el resto.

¿Podríamos considerar a esto como una oportunidad de la vida? Yo creo que sí. Vamos, uno no tiene la oportunidad de asaltar un lugar así todos los días y menos aún tratándose de material que acaba de ser desechado por cierta empresa y que posteriormente iban a rematar como fierro viejo de seguro. Así que no me siento tan culpable, además de que toda mi vida he sido un sinvergüenza y aquí entre nos, no es la primera vez que robo algo. Pero ¿dónde quedó el Karma? A continuación les cuento.

Días más tarde mi padre me advirtió (en realidad amenazó) que no vuelva a aquel lugar, que lo que habíamos hecho no era cosa de broma y que si nos pillaban muy probablemente nos comeríamos todo el marrón que implica caer en delito y que él no iba a sacar cara por mí. Claro primero me manda y luego se lava las manos, ¡qué buen padre carajo! No mentira, tiene toda la razón, así que yo no volví a pisar aquel lugar. Caso omiso hizo mi primo que al parecer llegó a ir un par de veces más y a los pocos días me enteré de que chocó el auto que usamos para el transporte en aquella ocasión. Como si eso no fuera poco, cuando estaba camino al taller para que lo arreglaran, el capó del auto se levantó repentinamente rompiendo todo el parabrisas, ahora tenía algo más que arreglar el pobre. Pero la cosa no termina ahí, ahora que tenía el ordenador repotenciado a casi su máximo nivel y con un monitor LCD de 17”, yo no sentía casi ningún cambio, es más, la sentía peor que antes. Intenté cambiar un poco las RAM, quizá una de ellas no funcionaba bien pero cada vez iba peor hasta que un día simplemente dejó de funcionar. Sólo me cargaba Ubuntu pero nada de XP (que no tenía ni 1 mes desde el último formateo), Ubuntu me dio la mala noticia, el disco de sistema tenía errores, muchos sectores erróneos y otros tanto errores por sobrecalentamiento, a pesar de que cuenta con un par de ventiladores para él solo. No tuve más opción que formatear el equipo pero grande fue mi sorpresa al ver que el error persistía y que no podía instalar el sistema. Tuve que usar el siempre confiable Ubuntu por una semana e informar a mis padres de que era necesario un nuevo disco duro. A la semana fui con el dinero necesario para comprar otro igual, sorpresa #2, éste había subido increíblemente de precio, no sé si por culpa del dolar o por otra cosa, pero estaban más caros y si no hubiera sido precavido y hubiera llevado el dinero justo hubiera regresado a casa con las manos vacías. Luego de caminar y preguntar por casi 2 horas en el mayor centro de cómputo de la ciudad, conseguí un disco de 320Gb a casi 55$, al menos 10$ más de su precio habitual, o al menos el precio que yo tenía estipulado. Luego tuve que conseguir la torre para el otro ordena (el que sacamos de la primera incursión). Tuve que levantarme temprano para ir a la casa de un conocido de mi padre que le iba a dar la torre con la fuente, llegué tarde gracias al tráfico de Lima y también porque no conocía muy bien la zona, así que regresé con sueño y las manos vacías. A los dos días volví a ir, esta vez aún más temprano pero usando una ruta alterna, llegué, me dieron la torre y regresé a casa para armar la PC. Sorpresa #3, la fuente no funciona. No tuve más opción que usar una que tenía pero que ya antes tuvo un desperfecto y que estoy seguro no durará más de un mes, cosa que ya advertí a mis padres.

Hasta ahora las cosas van bien, ya nada se ha vuelto a malograr y nada “malo” a sucedido y espero siga así.

Bueno, muy aparte de todo este tocho quería decir… FELIZ CUMPLEAÑOS HINA-CHAN! (Katsura Hinagiku de Hayate no Gotoku). Sí, soy muy tard (y fan a morir de ella) como para celebrar (o al menos recordar) su cumpleaños xD. Al menos por acá aún sigue siendo 3 de Marzo.

Inicio de Clases

Todo inicio marca un final, en este caso, el final de las vacaciones. Vacaciones que pasaron sin pena ni gloria y que lo más interesante que hice fue crearme un fansub, que quiero pensar ha tenido buen aceptación. Pero no hablemos de eso ahora.
Hoy, 1ero de marzo (MENTIRA! ya es 2 de marzo perry del orto), empezaron las clases en la facultad. Éste debería ser mi último año, pero aún no voy lejos de ello, y creo que tengo por lo menos para año y medio más. En este semestre sólo voy a poder llevar 3 cursos de los 5 que tenía proyectado, ¿por qué? Pues porque a los que matriculaban no se les dio la gana de aceptarme el cruce de un puto laboratorio que es una vez al mes con una clase de teoría, joputas. Por suerte tengo un horario compacto y bien distribuido, lo cual me permitiría conseguir un eventual trabajo. Vamos a la primera clase, el estar en cursos de carrera permite a uno tener las mejores aulas con pocos alumnos y sobre todo con aire acondicionado, perfecto en un caluroso verano que ya se acaba pero que aún pega como el primer día. El ser el primer día de clases toma a uno despreocupado, tranquilo, sosegado y hasta un tanto perezoso… al punto de llevar un cuaderno para hacer los eventuales apuntes pero sin llevar un lapicero para escribir, genial, ¡¿ahora con qué coño escribo?! Por suerte no hubo mucho que apuntar, al menos no en esa clase. Luego cuando toma lista el profesor pregunta: ¿alguno tiene cruce? Yo con cara de WTF?! pero si a mí me dijeron que NO SE PERMITÍA CRUCE A NADIE, NADIE, salvo los alumnos de último ciclo. Un alumno presuroso levanta la mano y el profe, dice: “está bien”. Bravo, estupendo, genial, los encargados de la matricula me trollearon vilmente y ahora estoy aún más retrasado por su puta culpa. Ya no quiero ni pensar en ello, me revuelve el hígado. Luego sigue la clase de Física Moderna, el curso que desaprobé el semestre pasado. El profesor ya me conoce al igual que yo lo conozco a él, así que sin tocar la puerta paso al salón y tomo asiento, al profesor no le gusta que lo interrumpan así que hice lo correcto. Vale, lo mismo del ciclo pasado, pero no hay que ser perry y dejarlo de lado sólo porque ya lo vi antes, hay que tomarle el doble de atención que ya sabemos lo jodido que puede llegar a ser el curso. Varios minutos después tocan la puerta, era un profesor de Arquitectura que alegaba que tenía clase en ese salón, cosa que no era posible ya que aún quedaban 45 min  de clase. Tuvo que retirarse para ir a buscar al que distribuye las aulas, yo de seguro le metería un par de hostias por huevón. Al rato llega una alumna, es bueno tener a un fémina en clase, ser todos hombres puede ser un peligro. Algunos creen que por ser hombres pueden ir sucios, mal aseados y emitiendo toda clase de olores, al menos por ahora me libro de ese problema. Y esto lo digo porque ya ha pasado antes, está bien que mi carrera no sea muy popular y menos aún entre las tías (en lo que voy en la facultad, con una mano me basta y sobra para contar a todas las “futuras” ingenieras), eso es bueno ya que somos pocos y cobramos mucho $_$. Para mi suerte, conozco a esa tía y soy el único que ella conoce de toda la clase, así que ya tengo con quién formar grupo en las prácticas de laboratorio. Por desgracia, hasta donde yo sé, tiene novio (yo y mi mala suerte). No todo en este mundo es color de rosas, pero en el mío simplemente se olvidaron de ese color por completo.

Antes de que piensen de que me quejo de todo, es mi manera de desahogarme. Por las puras no tengo un blog, ¿no? xDDD

Bueno, esperemos que este semestre sea fructífero, DEBO aprobar todo y espero también conseguir un curro. Necesito urgente otro ordena y también algo de pasta para comprar mangas xD. Hayate 14, te tendré a penas salgas en abril, el cumple de Saku no me lo pierdo ni a cañones.

PD: En los próximos días las entradas que debieron salir en Febrero, el perrysmo me pudo (ya que ni la excusa del fansub sirve en este caso) y dejé “algo” tirado esto.